• STCNS gana el Premio William J. Perry 2016

    La Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Seguridad gana el Premio William J. Perry 2016

    El Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa, William J. Perry, galardonó a la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Seguridad, con el Premio William J. Perry 2016, por la “Excelencia en Educación sobre Seguridad y Defensa”. Dicho premio, se otorga a individuos y organizaciones en reconocimiento a sus contribuciones significativas en el campo de la seguridad y defensa,  promoviendo instituciones de gobierno competentes y transparentes, así como fortaleciendo la capacidad institucional en la región.

    Los premiados son elegidos por sus logros en la divulgación y el intercambio de conocimiento en materia de seguridad y defensa, así como, en la educación y la investigación en la región. Es de resaltar que por primera ocasión, Guatemala es laureada con un reconocimiento por parte del Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa, William J. Perry.

    El liderazgo de la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Seguridad, ha sido de gran valor en la producción de un entendimiento moderno y comprensible de la seguridad en Guatemala. Por medio del desarrollo de diversos documentos de planificación y gestión de la Seguridad de la Nación. La naturaleza profesional, permanente y especializada de la institución, permite la formulación de la Política Nacional de Seguridad, y aporta a la articulación de la Agenda Estratégica de Seguridad de la Nación y del Plan Estratégico de Seguridad de la Nación; contribuyendo a la organización de las instituciones de seguridad y defensa de Guatemala, para alcanzar en conjunto, los objetivos establecidos en los instrumentos de Seguridad de la Nación.

    Por otra parte, la formulación del Libro Blanco de Seguridad, Guatemala 2025 con Seguridad y Desarrollo, es un logro transcendental para el país y proporciona el marco sobre el cual los futuros gobernantes continúen fortaleciendo e institucionalizando el Sistema Nacional de Seguridad.

     
  • Implementación de la Unidad de Género como parte del desarrollo integral de la mujer

     

    Los avances en los derechos de la mujer, trae consigo remontarse al proceso histórico que inicia a finales del siglo XIX, en la cual hubo apertura en los ámbitos político, económico y social.                                                                                           

     

    Leer más...  

Implementación de la Unidad de Género como parte del desarrollo integral de la mujer

 

Los avances en los derechos de la mujer, trae consigo remontarse al proceso histórico que inicia a finales del siglo XIX, en la cual hubo apertura en los ámbitos político, económico y social.                                                                                           

 

Implementación de la Unidad de Género como parte del desarrollo integral de la mujer

Los avances en los derechos de la mujer, trae consigo remontarse al proceso histórico que inicia a finales del siglo XIX, en la cual hubo apertura en los ámbitos político, económico y social.

Dicho avance, es una consecuencia positiva de la división de género, que limitó los distintos espacios políticos, públicos, económicos, sociales y culturales, basándose en las diferencias sexuales, poniendo de manifiesto, la distinción y división de capacidades de unos y otros. Es decir, que la asignación de tareas y responsabilidades se había basado en el sexo, la cual en su momento, repercutió negativamente, ocasionó una distribución desigual en la jerarquía ocupacional, salarios bajos, inestabilidad laboral, pocas probabilidades de ascensos y continuar siendo como un sujeto invisible ante los ojos de la sociedad.

Es por ello, que la equidad de género, es de vital importancia para garantizar la justicia en el trato hacia las mujeres, por medio de medidas que permitan compensar las desventajas históricas y sociales que impide la actuación de la mujer en igualdad de condiciones.

En esa búsqueda de socializar y mejorar el trato, las condiciones y oportunidades, se han aprobado diversos instrumentos nacionales e internacionales, que básicamente buscan contrarrestar la distinción, exclusión, restricción en los derechos de las mujeres o cualquier otra restricción basada en el hecho de ser mujer.

En Guatemala, los derechos y garantías tanto de hombres como de mujeres –sin distinción-, se encuentran regulados principalmente en la Constitución Política, y además, se han suscrito y aprobado normativas como la Ley contra el femicidio y otras formas de violencia contra la mujer; Ley de dignificación y promoción integral de la mujer; Política Nacional de promoción y desarrollo de las mujeres, Convenio sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, Acuerdo sobre la implementación de unidades de género en los Ministerios y Secretaría del Organismo Ejecutivo, entre otros. Con este último Acuerdo, la Secretaría Técnica, como una institución comprometida con el derecho de igualdad entre hombres y mujeres, por medio del desarrollo de las relaciones laborales, ha logrado la implementación de la Unidad de Género, con la que se favorece la realización de acciones que velan por el legítimo ejercicio de los Derechos Humanos de las mujeres y la construcción de la ciudadanía. 

Nota: Licenciada Rita Bueso